Region

Acogen solicitud de Cambio de Nombre y de Sexo

  • Corte de Punta Arenas ordena al Registro Civil realizar modificar sexo registral de ciudadana transgénero.

La Corte de Apelaciones de Punta Arenas revocó el fallo del Segundo Juzgado de Letras de la ciudad, que rechazó la solicitud de A.E.M.B. para modificar su partida de sexo registral ante el Servicio de Registro Civil e Identificación, y decretó que la entidad debe realizar tanto el referido cambio registral, como también el de nombre a uno femenino, en este caso a S.M.M.B.

En fallo unánime (causa rol 215-2017), la Primera Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Marta Jimena Pinto, María Isabel San Martín y Víctor Stenger Larenas-  al determinar, principalmente, que entre las fuentes normativas se encuentra en primer término la Constitución Política de la República (sin perjuicio del rango que se pueda atribuir a los tratados internacionales de derechos humanos). Entre las garantías constitucionales, ésta consagra en el artículo 19 N° 1° el derecho a la vida, a la integridad física y a la integridad síquica de la persona; de allí que no pueda exigirse a una persona para la procedencia de una pretensión judicial, modificaciones de su condición biológica y en lo concreto, mutilación de órganos sexuales.

La sentencia sostiene que: “La solicitante ha acreditado con la prueba rendida que desde hace más de 20 años es conocida en su círculo de amistades como una mujer, llamada S. M. M. B., a quien le dicen ‘Fanny’, que es y vive como tal. Cuyo deseo es la coincidencia de su documentación de identificación con el sexo femenino. El informe del Servicio médico legal, evacuado por el psiquiatra Marcos Barrientos Vergara, verifica su transexualismo”.

“Que es del caso que como ya se ha establecido, a través de la información sumaria y la constatación de sus antecedentes biográficos, por el médico siquiatra, a más de la entrevista personal, que, la solicitante ha sido conocida por más de cinco años, por motivos plausibles, con los nombres de pila que desea substituyan a los que actualmente registra en su partida de nacimiento. Por lo tanto, solo queda acceder a su deseo”, explica la sentencia dictada el sábado 30 de octubre.

Fallo que agrega “En cuanto a la rectificación de la anotación de su sexo, es de presumir que si ella siente, piensa, desarrolla las actividades de su vida laboral y social como mujer, se muestra como tal ante los demás, por su vestimenta, actitudes y expresiones, constituye un menoscabo moral que, en las circunstancias en que debe identificarse exhibiendo sus documentos que toman sus datos desde la inscripción de nacimiento en cuanto a nombres de pila y sexo, deba entrar en explicaciones de su vida privada y del orden síquico, para justificar la coincidencia entre los instrumentos públicos y su apariencia.

“Por ende -continúa el fallo-, si la ley, con tanta claridad permite rectificar la partida de nacimiento en cuanto a los nombres y apellidos, factores principales de identificación, con mayor razón, habría de permitirse que se rectifique el factor del sexo, que en este caso además es lo razonable, para la efectiva coincidencia de todos estos aspectos”.

“Durante los últimos 4 años (el estudio se publica en agosto de 2015) en una perspectiva de estudio desde las posibilidades reales de igualdad ante la justicia de las personas transexuales, utilizando el procedimiento de la Ley 17.344, Muñoz León, doctor en derecho, encontró en el buscador del Poder Judicial, 86 solicitudes de cambio de sexo y de género, 47 de transexuales femeninas y 39 masculinas, de las cuales, 69 fueron acogidas, o sea, el 80,2% y 6 acogidas parcialmente, (solo aceptó el tribunal el cambio de nombre), lo que interpreta en el sentido que serían resultados alentadores para el bienestar y dignidad de las personas transexuales, aunque no absolutamente positivos por el 19,8% restante cuyas solicitudes fueron rechazadas”, sostiene la sentencia.

Sentencia que agrega: “Que lo que se resuelva en casos como el presente, tenga un efecto en el bienestar y dignidad es de enorme importancia porque lo contrario habla de discriminación. El mismo autor lo explica: ‘Entre las categorías de personas desventajadas en razón de su identidad adscriptiva se encuentra la transexualidad; esto es, la condición de quienes, debido a que han vivido experimentando un desacuerdo entre su sexo biológico y su sexo sicológico o disforia de género, deciden llevar a cabo un conjunto de procesos de reasignación de sexo. La disforia de género tensiona de manera significativa la percepción que quien la experimenta tiene de sí, y transforma a la imagen que proyecta de sí, en la medida en que no sea readecuada, en una fuente de problemas psicológicos para el sujeto’”.

“Para quien experimenta tales males, la adopción de medidas que establezcan una cierta armonía entre su subjetividad y su presentación en sociedad representa una necesidad fundamental. Pero la persona que ha llevado a cabo un proceso de reasignación de sexo, o persona transexual, a menudo debe enfrentarse a nuevos males; esto es, a la incomprensión y el rechazo de otros –incluyendo, en ocasiones, a las propias instituciones públicas– que insisten en adscribirle a la persona transexual su sexo ‘original’ como su sexo ‘verdadero’.” (Muñoz León, Fernando. El reconocimiento legal de la transexualidad en Chile mediante el procedimiento judicial de cambio de nombre: Un caso de complementariedad epistemológica entre medicina y derecho. (Revista. méd. Chile [online]. 2015, vol.143, n.8 [citado 2017-09-26], pp.1015-1019”, añade el fallo.

“Entendido así, la presunción de menoscabo moral se ve reforzada, para regirse por lo que constituye la esencia del artículo 1, letra a) ya citado, en cuanto el daño moral en estas circunstancias no puede dejar indiferente e inactivo a este tribunal si tiene en consideración la fuente jurisprudencial para repararlo”.

“Fundamentos por los cuales, se revoca la sentencia apelada, ya individualizada y se declara que se acoge la solicitud de cambio de nombre y de sexo en la partida de nacimiento de la interesada en cuanto sus nombres de pila A.E, los que serán S.M., con los apellidos M.B y su sexo, femenino, en vez de masculino. Se ordena al Registro Civil proceder a la rectificación para lo cual el tribunal le remitirá los instrumentos correspondientes, concluye el fallo”.

Comunicaciones del Poder Judicial

Click to comment

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

PatagoniaD.com se define como un medio de comunicación audiovisual independiente, pluralista y moderno, que busca interpretar los intereses de la sociedad mediante publicaciones asentadas en la actualidad, la información y la entretención de calidad.

www.patagoniad.com © 2013-2017.

To Top